El TS consolida la doctrina que sitúa al hipotecado como pagador del IAJD en escrituras de constitución de préstamos hipotecarios

En sentencias con referencias: 1669/2018, 167 y 1671/2018 del 27 de noviembre.

El Tribunal Supremo ha venido a justificar los motivos de sus recientes cambios de criterio en el asunto del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados que tanta polémica ha causado.

Tanto en la anterior normativa (de 1988) como en la vigente (2001) el criterio estaba claro: el prestatario era el sujeto pasivo del impuesto, hasta que el pasado mes de octubre el alto tribunal cambió el criterio, acumulando así tres sentencias, sin que hubiese ningún cambio en la normativa, que hacían responsable del impuesto a los bancos.

Se sentaba así jurisprudencia a favor del prestamista pero la Sala del T. Supremo decidió revisar la sentencia por varios motivos: primeramente consideran que el cambio de criterio no fue suficientemente motivado y que apela a un mero desentimiento subjetivo con la interpretación anterior y con la sola invocación del principio de legalidad (que es aplicable a ambas criterios); otro motivo es la ausencia de factor extrínseco alguno o realidades jurídicas diferentes a las que ya fueron tenidas en cuentan en sentencias anteriores del T. Supremo;  también alega el T. Supremo en pro de la debida seguridad jurídica y la propia noción de jurisprudencia que deben prevalecer sobre la opinión de quienes componen un órgano colegiado en un determinado momento.

Dice además el Pleno del Alto Tribunal que en un contrato de préstamo hipotecario, la garantía es un negocio “siervo” del negocio principal que es el préstamo, y que es precisamente este carácter de principal el que justifica que el impuesto recaiga sobre el prestatario. Rechaza también el Supremo el argumento de que el interés en la suscripción del negocio tenga la relevancia que se le dio en aquellas sentencias divergentes.

Fuente: Consultor Jurídico