El Tribunal Supremo establece que es al consumidor a quién corresponde soportar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD) en los contratos de hipoteca, modificando así  el criterio de órganos inferiores.

El Tribunal Supremo viene de publicar su sentencia 147/2018 del recurso de casación interpuesto por una consumidora contra la sentencia número 32/2017 de 1 de febrero, dictada por la Audiencia Provincial de Oviedo sobre las condiciones generales de contratos de hipoteca con consumidores.

Lo que se discutía es a quien corresponde el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD) en los contratos de hipoteca. Pues bien, el Tribunal Supremo –ahora- ha fallado a favor de la entidad bancaria prestamista.

El Supremo califica de abusiva la cláusula que imponía a la prestataria el pago de todos los impuestos relativos al contrato en cuestión pero también reconoce que la jurisdicción civil no puede enjuiciar si le parece adecuada la determinación del sujeto pasivo por las leyes tributarias. Así las cosas, en su interpretación de la Ley del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados concluye que:

 

 

 

  • El IAJD derivado del acto de constitución de la hipoteca corresponde al deudor consumidor.
  • El timbre de los documentos notariales e impuestos a la matriz se repartirán a partes iguales entre prestamista y deudor.
  • El coste de las copias de las escrituras a quien las solicite.

Es decir, el deudor debe hacerse cargo de casi el 100% de los impuestos en la hipoteca.

Puede ver la sentencia completa en el siguiente enlace: Sentencia Tribunal Supremo 147/2018 de 15 de marzo 2018. Rec 1211/2017 .

 

 

 

Eurogabinete, S.L. ©